Relmu Witral

NUESTRA HISTORIA
 
 DESDE LOS ORÍGENES
 
En el año 2001, varias tejedoras lavkenches de Tirúa manifestaron la urgencia de contar con algún apoyo externo para la comercialización de sus tejidos.  Había en el sector varias instituciones colaborando en proyectos de capacitaciones y recuperación de las tradiciones, pero no se había abordado el complejo y difícil tema de la comercialización.  Aquí aparece la novedosa propuesta de Relmu Witral, a partir de una demanda directa de las mismas tejedoras.
 
Ese mismo año se tomó contacto con varios grupos de tejedoras para sondear la posibilidad coordinar sus trabajos y unir fuerzas para comercializar.  El 31 de agosto se tuvo la primera reunión para conocerse mutuamente, exponer la propuesta y escuchar pareceres.  En esta iniciativa fue decisivo el interés de los padres jesuitas y el trabajo de una voluntaria del Hogar de Cristo.  Se contó también con la asesoría de la Fundación Chol Chol, organización de Comercio Justo (IFAT), con gran experiencia en la comercialización de textiles mapuches.  Se sumó además el interés de la Municipalidad local y la colaboración de algunos voluntarios y voluntarias.
 
A fines de año se decidió contratar a una experta tejedora tradicional, Dominica Quilapi, quien se constituyó en la maestra de las tejedoras de Relmu Witral.  El año 2002 los cinco grupos de mujeres de las comunidades indígenas Ranquilhue Chico, Miquihue, Lorkura, Ponotro y Anillen, iniciaron su proceso de capacitación.  A fines de año se comenzó a explorar la comercialización, todavía en forma no convencional.  Como encargada de ventas asumió la voluntaria del Hogar de Cristo, Francisca Ibieta. 
 
El 25 de abril del año 2003 se decide elige el nombre de “Relmu Witral” en una reunión con delegadas de los cinco grupos y por mayoría de votación.  El 16 de mayo de este mismo año se realiza la primera Asamblea General y se constituye oficialmente la Asociación Indígena Relmu Witral.  Las diversas organizaciones de apoyo, los padres jesuitas y la Municipalidad y una ONG local, habían decidido impulsar a las tejedoras a crear una Asociación independiente, comprometiéndose a respaldarla en el largo plazo.  Se inicia así el primer proyecto de comercialización de tejidos mapuches tradicionales de la provincia de Arauco desde una perspectiva de Comercio Justo Internacional.
 
A mediados de julio del 2003 se inscribe el giro comercial de la Asociación y se inicia el proceso formal de comercialización.  El 26 de septiembre se inaugura la primera etapa de la actual Sede y Oficina de Administración.
 
NUESTRO TRABAJO
 
Relmu Witral adhiere a los principios de Comercio Justo Internacional (IFAT), y espera obtener pronto la certificación oficial.  La organización es dirigida por las mismas socias a través de una directiva y de una asamblea mensual de socias.  La presidenta es la representante legal de la Asociación y la Asamblea mensual es el órgano deliberativo.  En esta Asamblea Mensual participan dos representantes de cada grupo.
 
Cada año, Relmu Witral realiza una Asamblea Pública General donde se entrega cuenta detallada de los acontecimientos, logros y desafíos de la Asociación; se da cuenta pública de todos los movimientos de dinero, haciendo demostración de una notable transparencia en el uso de los recursos económicos.  Este es un principio fundamental de Comercio Justo internacional al cual Relmu Witral adhiere con decisión.  En esta misma Asamblea se elige la nueva directiva democráticamente para representar las socias por dos años. 
 
En sus inicios, la Asociación recibió un importante respaldo económico de instituciones y personas privadas que apoyaron su nacimiento con importantes donaciones, tanto en Chile como en el extranjero.  Se pudo contar con materia prima inicial, construir la Sede y contratar los servicios de capacitación y administración.  Al mismo tiempo, la Asociación comenzó a participar en diversos concursos públicos para sustentar sus gastos operativos.  Actualmente, Relmu Witral camina decididamente hacia la auto-sustentabilidad, aunque esta meta aún no se ha logrado.  Todos los años, en la Asamblea General, se da cuenta pública detallada, haciendo realidad el principio de transparencia.
 
 
La Asociación trabaja con un sistema de compra directa de los tejidos a sus socias.  Cada socia tiene el derecho de traer sus tejidos.  La entrega de tejidos es libre, pues toda socia puede comercializar sus trabajos en forma particular si se le presenta la oportunidad.  Por otra parte, la Asociación realiza un detallado y cuidadoso ‘control de calidad’ de cada uno de los tejidos que traen las socias.  Pensando en ofrecer la más alta calidad a los clientes, dos tejedoras de gran experiencia, realizan a nombre de la Asociación dicho control de calidad.
 
Una vez recibidos y aprobados los tejidos, las socias de Relmu Witral reciben el pago inmediato de sus trabajos asumiendo la misma Asociación el costo de los impuestos y la responsabilidad de la comercialización externa de los mismos productos.  Aunque es una operación económica riesgosa, Relmu Witral considera que es un derecho de cada mujer tejedora, recibir de modo inmediato el pago por el trabajo realizado.
 
Siguiendo la orientación de Comercio Justo Internacional, la Asociación Relmu Witral se preocupa de ofrecer un pago justo a las mujeres tejedoras, dialogando continuamente con ellas el precio de cada uno de las diversos tejidos realizados.  Para fijar el precio de compra y de venta de los tejidos, se toma en cuenta el costo de vida local, los gastos de producción de la tejedora y el valor de su trabajo, así como los costos operacionales de la misma Asociación y las posibilidades reales de venta en el mercado nacional e internacional.
 
En cuanto a las ventas, la Asociación ha diversificado su participación comercial y espera seguir diversificándola aún más.  Durante el año, las socias participan en al menos cuatro importantes ferias artesanales nacionales y exposiciones .  Además, Relmu Witral entrega permanentemente productos en consignación en diversas tiendas en Santiago, Concepción y Puerto Varas, en el sur del país.  Finalmente, la Sede de Tirúa funciona también para ventas y atención de público.
 
  
NUESTRO PRINCIPAL OBJETIVO
Comercializar en forma eficiente los tejidos tradicionales de las mujeres indígenas lavkenches de acuerdo a los principios de Comercio Justo Internacional.
 
OTROS OBJETIVOS
Rescatar, valorar y promover el tejido y la artesanía indígena lavkenche.
Dignificar el trabajo tradicional de la mujer lavkenche.
Mejorar el ingreso económico de las familias lavkenches.
Promover el Comercio Justo.
 
Organización Autónoma:
Asociación democrática.
Directiva electa democráticamente para dos años.
Reunión de coordinación mensual con representantes de todos los grupos como órgano de consulta y decisión.
Asamblea pública anual con informe del estado de la Asociación.
 
QUIÉNES SOMOS
90 mujeres indígenas lavkenches pertenecientes e integrantes de 10 grupos de diversas comunidades.
 
APOYOS Y ASESORÍAS
Padres Jesuitas de Tirúa
Municipalidad de Tirúa
Voluntariados
 
Financiamiento:
Ventas
Donaciones nacionales y extranjeras
Proyectos públicos concursables.